Movilidad Urbana Sustentable de Alta Calidad para Todos

SIMUS

El tribunal de la Unión Europea falla contra UBER y sentencia que es un servicio de transporte y no una plataforma digital

21/12/2017

El Jueves 20 de Diciembre de 2017, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha emitido el fallo en contra de Uber, argumentando que es una empresa de transporte y no una plataforma digital de intermediación entre viajeros, por lo que estará obligada a trabajar con licencia como la de vehículos de alquiler con conductor, con las que actualmente trabaja en España y no podrá ser operada por conductores particulares.

Se trata de una sentencia trascendental a nivel mundial porque cambia el modelo original de Uber, denominado UberPop, consistente en que unos conductores particulares operan el servicio de transporte urbano con sus vehículos a través de una aplicación, en el marco de la llamada economía colaborativa, en el que la firma actúa como intermediadora del servicio. La sentencia abre la posibilidad a que se pueda aplicar el mismo criterio a otras plataformas de economía colaborativa como Rappi (entrega de comida a domicilio) o Airbnb (alojamiento turístico), aunque la Comisión Europea ha avisado que habrá que estudiar caso por caso.

Contexto de la noticia

El Tribunal de Justicia de Luxemburgo se pronuncia como consecuencia de una denuncia interpuesta por los taxistas de Barcelona en 2014. El juzgado que llevaba el caso decidió realizar una consulta a la máxima instancia judicial en la UE para que se pronunciara. La sentencia europea no resuelve definitivamente el caso, que regresa ahora al juzgado ordinario, pero este tiene que fallar aplicando las directrices que ha dado ya Luxemburgo.

La sentencia invalida el principal argumento con el que Uber ha esquivado la regulación, presentándose como una plataforma digital y no como empresa de transportes. Aunque la situación ha cambiado desde que comenzó a operar, la plataforma ya requiere algún tipo de licencia en casi todos los lugares donde se ofrece el servicio, la decisión del tribunal sitúa claramente a esta empresa en el ámbito del transporte de pasajeros. Eso habilita a los poderes públicos a exigirle toda la regulación correspondiente.

La posición adoptada por el tribunal respalda las quejas presentadas por el sector de los taxistas, que ha visto cómo la actividad de plataformas como Uber le restaba negocio sin someterse a las mismas exigencias que debe cumplir este colectivo. El tribunal, que con esta decisión sienta un precedente, se aparta así de la línea inicial de la Comisión Europea, mucho más favorable a dejar florecer la llamada economía colaborativa como nueva fuente de empleo y actividad.

El TJUE, ha considerado finalmente que "un servicio de intermediación" como el de Uber, dedicado a poner en contacto a través de una aplicación para dispositivos móviles a conductores no profesionales que ofrecen sus propios vehículos para desplazar a personas a cambio de una remuneración está "indisociablemente vinculado a un servicio de transporte".

Descarga la declaración aquí