Movilidad Urbana Sustentable de Alta Calidad para Todos

SIMUS

Entrevista Nicolás Orejuela Botero, Presidente Metro Cali

05/12/2017

 

1)    Desde que asumió el rol de presidente de Metro Cali, ¿cuál ha sido el reto más importante que ha enfrentado? 

Respuesta: El mayor reto que tengo es devolver a los caleños la confianza en que podemos sacar adelante el MIO si seguimos paso a paso la ruta de salvamento que diseñamos cuyo fin no es solo estabilizar y hacer viable el sistema, sino prestar un óptimo servicio para que los 12 millones de pasajeros que cada mes se movilizan en el masivo tengan una grata y digna experiencia.

Llegar a una entidad que presta un servicio público esencial, como es el transporte masivo de pasajeros, y comprender que durante años la mayor parte del talento humano estaba concentrada en resolver la situación estructural, mientras la calidad del servicio iba desmejorando fue un duro aterrizaje.

Por eso el reto de devolver la confianza en que podemos prestar un buen servicio comenzó por casa, animando a los funcionarios de Metro Cali de que sí se puede cumplir con la misión de la entidad, fue el primer paso de este enorme reto.

2)    ¿De que se trata el plan de salvamento para mejorar el servicio del sistema MIO?

Respuesta: Es una ruta que continúa el plan de choque inicial para estabilizar la operación del sistema y contempla la apropiación de $78.000 millones del presupuesto municipal, vigencia 2018, para cubrir la diferencia entre lo que pagan los usuarios y lo que en realidad cuesta movilizarlos. Además, proyecta para final de este año la renegociación de los contratos de concesión con los cuatro operadores de transporte del MIO, que posibilite la inyección de esos recursos y otorgue poder sancionatorio a Metro Cali para hacer exigible el cumplimiento de un excelente servicio.

Esta ruta se cierra acudiendo a los tribunales de arbitramento, en los que participa el Ministerio Público, de manera que se avale desde los jurídico este proceso de salvamento.

Una vez superados estos pasos, el MIO tendrá listo el camino para comenzar una nueva etapa de mejora en el servicio, respondiendo al pedido de los usuarios del masivo.

Es que la Alcaldía y Metro Cali somos responsables de materializar la efectividad de derechos fundamentales como la movilidad y por eso comenzamos a dar los pasos necesarios con el fin de alcanzar la sostenibilidad del sistema para que al 80% de nuestra población, ubicada en los estratos 1, 2 y 3, usuarios naturales del transporte público, realmente les cumplamos con la expectativa de ese derecho fundamental y lo hagamos de manera digna, óptima.

Esta ruta armoniza los mecanismos ofrecidos por el Gobierno Nacional, a través de la Ley 1753 de 2015 (Plan Nacional de Desarrollo), para solventar la operación de los sistemas de transporte público masivo que existen en el país y que vienen atravesando una prolongada crisis.

Estas son las bondades que trae el Plan Nacional de Desarrollo y que nos permitieron poner en marcha los planes de choque para evitar el colapso de los SITM, pero ojo, no son suficientes ni son la solución definitiva a la movilidad para las grandes ciudades de Colombia.

Los ocho SITM que existen en Colombia requieren que el nuevo presidente, junto con sus ministros y con los congresistas no esperen a que estemos reventados; el nuevo gobierno tiene que dar nuevos elementos de apoyo a los SITM, entender que su apuesta, si quiere salvar los sistemas, no puede estar enfocada únicamente a infraestructura, compra de bienes y pago de estudios, además, que en el caso del material rodante limitó su ayuda al tema ferroviario.

Sacando a Medellín, que ya lo tiene, y a Bogotá, donde arranca su construcción, ¿cuándo las seis ciudades restantes podemos pensar en tener un metro o tranvía en las condiciones que hoy tenemos los sistemas masivos que son pieza fundamental de la intermodalidad del transporte público?

Antes de que Cali, Barranquilla, Cartagena, Bucaramanga, Cúcuta y Pereira puedan contar con un tren, tenemos que haber fortalecido nuestros sistemas de buses rápidos por carriles exclusivos para que presten un servicio eficiente y cumplan la expectativa generada.

El otro reto para el gobierno nacional que sea elegido el próximo año es buscar otras alternativas más allá de las que planteó en el Plan Nacional de Desarrollo de 2015, iniciativa que celebramos pero que no es la ideal para tener los SITM funcionando de forma óptima, ya que los Municipios no pueden sacrificar el presupuesto de salud, educación o seguridad para solventar la movilidad, y las otras fuentes territoriales que ofrece resultaron débiles o están en etapa de maduración con plazo de cinco años para consolidarse.

Esas fuentes del orden nacional se pueden explorar en casos como el impuesto al rodamiento, donde se debe dar el debate para que un pequeño porcentaje de lo que cada año recauda la Nación pueda destinarse a los sistemas integrados de transporte masivo.

También hay que buscar que otros actores que usan las vías se incorporen al “todos ponen”, como es el caso de las motocicletas que hoy no aportan nada a la financiación del transporte público masivo, pero podrían ayudar comenzando a tributar por su rodamiento lo han hecho desde siempre los automóviles.

3)    ¿Cómo se han vinculado los diferentes actores, desde el gobierno nacional y regional, como los operadores y ciudadanos, para poder implementar el plan de salvamento en el sistema MIO?

Respuesta: El gobierno nacional dio el punto de partida con la Ley 1753 de 2015 (Plan de desarrollo), donde incluyó un cambio de enfoque en cuanto al modelo financiero de los Sistemas Integrados de Transporte Masivo, SITM, al pasar de la auto-sostenibilidad a la sostenibilidad. Esto significa pasar de sostener los SITM solo con el recaudo por la venta de pasajes a sostenerlos con la venta de pasajes y fuentes alternativas de recursos provenientes de los Municipios.

Otro paso lo dieron los Ministerios de Transporte y Hacienda, el Departamento de Planeación Nacional, la Superintendencia de Puertos y Transportes, la Procuraduría General de la Nación al suscribir la Circular Conjunta del 30 de septiembre de 2016, donde desarrollan y amplían los conceptos sobre los mecanismos otorgados por el Plan de desarrollo para volver sostenibles los SITM.

Especialmente importante fue lo reglamentado acerca de los Fondos de Estabilización y Subsidio a la Demanda, Fesde, pues con esas claridades, el alcalde de Cali, Maurice Armitage, decidió crear el primero de dichos fondos y recibió la aprobación del Concejo de la ciudad para destinar 12.500 millones de pesos.

El Fesde entró en vigencia en noviembre de 2016 y durante todo lo corrido de 2017, ha recibido otros aportes de recursos hasta alcanzar los 44.500 millones de pesos, esfuerzo que nos ha permitido estabilizar el servicio y aumentar la demanda en 50.000 nuevos usuarios. Cumpliendo su objetivo primordial que era detener el deterioro del servicio y la pérdida de competitividad del MIO, mientras construíamos la ruta de salvamento.

Desde abril de 2017, a la par con esta gestión, logramos la suspensión de dos tribunales de arbitramento que tenemos con dos de los cuatro operadores de transporte, cuyas pretensiones superan los 600.000 millones de pesos.

En junio instalamos formalmente las mesas de negociación para la renegociación de los contratos de concesión con la totalidad de los operadores y con los bancos que son sus mayores acreedores. En septiembre pasado logramos dar por terminado el proceso arbitral con el operador Unimetro. Las discusiones y los términos del nuevo contrato de concesión deberán estar listos antes de finalizar 2017.

4)    El servicio al usuario y los tiempos de espera, han sido uno de los puntos débiles del sistema, ¿Cómo enfrentan esta problemática desde el plan de salvamento?

Respuesta: Dentro del plan de salvamento definimos dos estrategias para mejorar la frecuencia y, en general, el servicio del MIO. La primera es realizar un rediseño operacional en el cual pasamos de 94 rutas a 111 rutas, priorizando los recorridos origen-destino, pasando del 37% al 52% de los recorridos del masivo. Luego siguen las rutas con un transbordo que bajan del 49% al 39%, y el restante 9% opera con dos y tres transbordos.

Para alcanzar ese aumento en la cantidad de rutas y en los recorridos directos el sistema debe incorporar 424 buses alimentadores duales (con puerta a ambos lados del vehículo para poder entrar a las estaciones y descargar en plataforma en cualquier sentido de las rutas).

5)     ¿Qué nuevos desafíos le esperan con este plan y cómo piensan enfrentarlos?

Respuesta: El reto cuando superemos las dificultades estructurales se divide en varios retos, todos importantes y enfocados a brindar una mejor atención al usuario, como orientarlo dentro del sistema, qué nuevos servicios adicionales ofrecerle y cómo fidelizarlo al punto de que, para ciertos recorridos, prefiera dejar su carro o su moto parqueada y se suba en el MIO.

Metro Cali perdió mucha credibilidad entre sus clientes (usuarios) y solo podrá recuperarla cumpliendo las expectativas de ofrecer un servicio digno y estable. Independientemente de los que piensan que el sistema no tiene salvación, nosotros encontramos una ruta pionera en Colombia y creemos que gracias al compromiso del alcalde Maurice Armitage y acompañados del Gobierno Nacional, nuestra ruta tendrá éxito, dejará un camino allanado para que los demás sistemas integrados de transporte masivo del país puedan buscar su propia estabilidad.

6)    ¿Por qué es importante que se vinculen todos los actores del sistema al plan de salvamento?

Respuesta: Si uno solo de los actores no se vincula, la ruta de salvamento estaría en riesgo de fracasar. Como lo he dicho públicamente no existe un plan B. La ruta de salvamento del sistema la diseñamos tomando como insumo los mecanismos que ofrece la Ley 1753 de 2015 (Plan Nacional de Desarrollo) para cambiar el modelo con que fueron estructurados los SITM del país, que estaban basados en cubrir sus costos con lo recaudado por la venta de tiquetes,

Además, la construcción de la ruta de salvamento con la participación de todos y cada uno de los actores del sistema, no solo le da solidez al proceso, sino que afianza su gobernabilidad

7)    ¿Considera usted que la intermodalidad del sistema (cable y buses) ha beneficiado para la implementar el nuevo plan de operación del sistema?

Respuesta: Uno de los orgullos del sistema en Cali es el MIO Cable, además, es un desarrollo complementario dentro de la lógica de la intermodalidad que permitió la conexión al sistema no solo de los habitantes de la zona de ladera, específicamente la Comuna 20, sino que, gracias a sus hermosas vistas sobre el sur de Cali, se convirtió en sitio de visita obligado para los demás caleños y quienes visitan la ciudad en plan de turismo.

El MIO Cable básicamente es un proyecto con rentabilidad social que subvenciona la Alcaldía de Cali con su presupuesto, porque si bien en el último año se ha incrementado en un 30% el flujo de pasajeros, no se cubren todos sus costos con la venta de los pasajes. Pese a ello debo aclarar que no afecta la implementación del nuevo plan de operación y, por lo contrario, facilita la intermodalidad en el sector que atiende.

Para conocer mas sobre Metrocali, mira el video: https://www.youtube.com/watch?v=zZzTIu_L4tk