Movilidad Urbana Sustentable de Alta Calidad para Todos

SIMUS

Entrevista con Janett Jimenez Santos, experta internacional en Movilidad Accesible

Janett será una de las participantes estelares del VI Congreso de Mejores Práctics SIMUS en la Ciudad de La Paz.
18/08/2017

La arquitecta Janett Jiménez Santos se especializa en consultorías de accesibilidad. Su experiencia ha sido en el desarrollo y actualización de reglamentos de construcción, normas, manuales y guías para los gobiernos locales, estatales y federales sobre la accesibilidad física a las personas con movilidad limitada, incluyendo a las personas con discapacidad. Además, la consultoría ha proporcionado asesoría sobre leyes de movilidad e infraestructura urbana, evaluaciones en accesibilidad en el entorno físico y asesoría sobre el diseño de espacios públicos nuevos y existentes. Esto ha implicado trabajar en estrecha colaboración con diferentes instancias gubernamentales para unificar criterios entre ellas y promover a las organizaciones de personas con discapacidad a participar en proyectos de espacio público y transporte público a nivel del gobierno local.

A nivel internacional, participó con el equipo del organismo, Global Alliance on Accessible Technologies and Environments (GAATES) en el desarrollo del borrador: "Creando Escuelas Inclusivas: Una Guía Técnica", para UNICEF. Recientemente, fue una de las principales colaboradoras de una guía publicada por Access Exchange International que promueve el transporte de niños con discapacidad hacia y desde las escuelas en los países en vías de desarrollo.

Janett será una de las participantes estelares del VI Congreso de Mejores Práctics SIMUS en la Ciudad de La Paz, y conversamos con ella anticipando un poco su visión y lo que podremos esperar de su intervención en el conversatorio: "Cultura Ciudadana y Seguridad Vial en Sistemas Integrados Multimodales" el próximo 3 de Octubre.
 

¿Cuál es desde su punto de vista el aporte de la Movilidad Urbana en el desarrollo de las ciudades? 

JJS: Si vamos a vivir en ciudades, busquemos vivir con una buena calidad de vida para todos protegiendo nuestro hábitat. La movilidad urbana contribuye a la movilidad social, al tener acceso a la salud, educación, empleo, recreación, etc. La movilidad social es un indicador de igualdad de oportunidades en una sociedad. Por esto, se debe prestar especial atención a las necesidades de las personas en situación vulnerable, tales como, a las mujeres, los niños, las personas con discapacidad y las personas de edad, entre otros.

 

Ha realizado numerosos aportes para mejorar la accesibilidad física a las personas con movilidad limitada ¿cómo evalúa el desarrollo de la accesibilidad a nivel latinoamericano? 

JJS: Tomando en cuenta el concepto de diseño universal, el cual toma como base las diferentes necesidades de las personas con movilidad limitada y en donde se logran espacios más seguros para todos, en las principales ciudades latinoamericanas ya se está implementando dicho concepto. Por ejemplo, en los sistemas de buses de tránsito rápido (BRT, por sus siglas en inglés), los cuales están aumentando en la región, cada vez más se está tomando en cuenta la accesibilidad física.

Gradualmente en la región, el uso del concepto de diseño universal se irá incrementando, teniendo en cuenta el marco internacional, como es la Nueva Agenda Urbana (Declaratoria de Quito 2016 – Habitat III), los Objetivos de Desarrollo Sostenible y los instrumentos sobre derechos humanos, para lograr cambiar las políticas públicas sobre movilidad urbana con un enfoque de derechos e inclusión, y así implementar el concepto desde el inicio de cualquier proyecto de infraestructura física.

  

¿Qué ejemplos de mejores prácticas puede citar a nivel regional? ¿Qué nos está faltando para ser plenamente inclusivos?

JJS: Existen buenas prácticas en ciudades grandes de Latinoamérica, sin embargo en asentamientos menos poblados o en áreas rurales hay mucho más por hacer.

Si bien, en Brasil, Colombia y México se tienen buenas prácticas sobre diseño universal en los sistemas BRT aún hay aspectos por mejorar para todos los pasajeros, particularmente para aquellos con movilidad limitada. En el estudio “El Diagnóstico de Accesibilidad de los Sistemas BRT en México”, publicado por El Poder del Consumidor en 2016, la separación entre el vehículo y la plataforma de la parada para entrar o salir del autobús, se encontró que no cumplía con los estándares mínimos. Se requiere buscar soluciones para el acoplamiento entre el piso del autobús y la superficie del piso de la parada del autobús para que sea fácil y seguro para todos los pasajeros.

 

¿Cómo cree que la implementación de sistemas integrados de transporte puede aportar a la accesibilidad en la Movilidad Urbana?

JJS: Para lograr una movilidad urbana con inclusión se deben de conectar los inmuebles con el espacio público, el transporte, las comunicaciones e información. Esto es, debemos buscar no romper la cadena de accesibilidad entre éstos ámbitos para cualquier usuario. Por ejemplo, para que una persona con discapacidad visual pueda desplazarse de su casa a su lugar de empleo, primero requiere de información previa de la ruta peatonal y/o vehicular que usará, la cual debe estar en un formato accesible (por ejemplo, una App parlante). Posteriormente, la infraestructura física debe estar conectada entre el origen y destino, particularmente si requiere el uso de diferentes modos de transporte. Los sistemas integrados de transporte son parte de la cadena de accesibilidad, no nada mas en cada modo de transporte sino también en las transferencias modales. 

 

¿Por qué es importante que los distintos actores vinculados a la Movilidad Urbana a nivel latinoamericano y mundial asistan al VI Congreso de Mejores Prácticas SIMUS en la ciudad de La  Paz?

JJS: Es importante conocer como se aborda el tema en diferentes contextos. Podemos aprender sobre los retos enfrentados en cada caso y las soluciones implementadas para lograr practicas inclusivas.

Las buenas prácticas tienden a ser copiadas de ciudad en ciudad y de país en país. En Latinoamérica se originan buenas prácticas para América del Norte, Asia y cada vez más en África. De esta manera, lo que sucede en Latinoamérica no nada más es relevante para la región sino para otras regiones.